Pijama premamá y lactancia

¿Necesitas un pijama premamá y lactancia? Aquí tienes algunos modelos a elegir de los pijamas de premamá y lactancia que se llevan ahora, elige el tuyo y conseguirás la mayor comodidad para ese momento tan intimo junto a tu bebé

Pijama de lactancia de invierno

Pijamas para lactancia, tranquilidad y comodidad.

Un factor importante para la lactancia es la comodidad de la madre. Es un poco molesto tener que levantarse la camisa o camiseta del pijama normal desde abajo, en ambos casos más allá del pudor está el frio que se puede llegar a sentir. Para evitar estas condiciones, lo más favorable es utilizar las pijamas para lactancia, son prácticos, y permiten solo destapar la zona del pezón de la madre, mientras el resto del cuerpo permanece cubierto brindándole la comodidad y tranquilidad que necesita para amamantar a su bebé aún en presencia de otras personas

Pijamas de lactancia para invierno

¿Por qué necesito un pijama de lactancia?

Los pijamas de lactancia están diseñados para facilitar la lactancia materna por la noche. Tienen un diseño similar al de las camisetas de lactancia.

Algunos tienen un escote oculto para que tu bebé pueda alcanzar fácilmente tu pezón durante las tomas nocturnas. Otros tienen un escote elástico que puede bajarse para exponer el pecho y permitir que el bebé sea amamantado. Otros tienen un cierre de plástico, como el de un sujetador de lactancia, para que puedas abrirlo cuando lo necesites y cerrarlo con seguridad cuando hayas terminado.

Puedes esperar que tu bebé se despierte por la noche y necesite alimentarse durante varios meses. A pesar de lo que hayas oído sobre los bebés que duermen toda la noche, lo cierto es que más de la mitad de los bebés siguen despertándose durante la noche antes de cumplir el año, y esto es normal.

 El pijama de lactancia puede facilitar mucho las tomas nocturnas.

Pijamas de lactancia para verano

Que buscar en un pijama de lactancia

A la hora de comprar un pijama para la lactancia, hay algunas cosas específicas que son realmente importantes:

  1. Comodidad: de todos modos, no duermes lo suficiente; la comodidad marca una gran diferencia a la hora de descansar cuando puedes.
  2. Fácil acceso: cuando estés agotada y tu bebé necesite leche, querrás poder sacar el pecho lo más rápido y fácilmente posible.
  3. Transpirabilidad: con un pequeño en el pecho, puede hacer calor. Si a esto le añadimos las fluctuaciones hormonales (sobre todo si acabas de dar a luz), tenemos una receta para el sobrecalentamiento. Ten una manta a mano por la noche por si tienes frío, pero el tejido transpirable de tu pijama de lactancia favorito es esencial.
  4. La absorción de la humedad: no es esencial, pero es ideal. Tus pechos gotearán, tu bebé babeará y tú sudarás (asqueroso, lo sabemos). Un tejido que absorba la humedad te hará sentir más cómodo en muchos sentidos.

Estas son algunas de nuestras telas favoritas para los pijamas de lactancia:Cualquier recomendación que hagamos cumplirá con estos criterios, pero en caso de que busques más allá de este artículo, hay algunos tejidos que son ideales para pijamas de lactancia por su comodidad y transpirabilidad.

  1. Algodón: Ventajas: suave, transpirable y lavable a máquina. Contras: Puede encogerse si se lava demasiado; no absorbe la humedad, por lo que las fugas de leche materna pueden permanecer más húmedas.
  2. Bambú: Pros: Suave, transpirable, ecológico, lavable a máquina, no se encoge en la secadora, absorbe la humedad para que la leche materna no permanezca tan húmeda. Contras: Más difícil de encontrar, a menudo más caro.
  3. Nylon/poliéster: Pros: muy transpirable, absorbe la humedad, suele ser muy asequible. Contras: Menos respetuoso con el medio ambiente, menos suave.
  4. Modal: Ventajas: ligero, transpirable, no encoge en la lavadora, respetuoso con el medio ambiente. Desventaja: sólo se puede lavar en agua fría.

Camisones de lactancia

 

 También te pueden interesar estos artículos para la lactancia y bebé.

Lactancia, mucho más que un acto de amor

 La lactancia es uno de los periodos más importantes en la vida de un bebé, a través de ella no sólo empieza a percibir los primeros contactos físicos con su madre y además recibe los nutrientes que necesita para progresar en su crecimiento.

Aunque todos los bebés están en capacidad de recibir leche materna, en ocasiones el cuerpo de la madre no la produce adecuadamente lo que puede ser realmente frustrante para ambos. para solucionarlo existen diferentes alternativas y hoy te explicaremos todo lo referente a la lactancia , sus clases y etapas para que puedas resolver todas tus dudas al respecto.

Lactancia materna, Todo lo que desconocías

Siempre te han dicho que la lactancia materna es un punto indispensable para la vida de los bebés, lo que es totalmente cierto. Los senos de la madre se han venido preparando desde el inicio de la gestación para estar activos produciendo leche incluso hasta los primeros cuatro años de vida del infante y en cada etapa de crecimiento sus componentes son diferentes y adecuados para todas las necesidades vitales del pequeño.

Desde el nacimiento hasta los 6 meses de edad la alimentación debe ser exclusivamente leche materna, no sólo porque es un alimento absolutamente adecuado, que siempre está a una temperatura ideal, sino además porque desde sus inicios tiene componentes indispensables para la formación cerebral y el crecimiento del recién nacido.

Cojín de semillas para cólicos del lactante
  • Los cojines de calor están rellenos de semillas de uva. Su peso transmite una cómoda y tranquilizadora presión en el abdomen del bebé. 100% poliéster, son suaves, cálidos y seguros para utilizarlo directamente en la piel del bebé

El calostro, oro líquido para tu bebé

Puede que unos días antes del parto aparezca en los senos de la madre un líquido transparente y un poco amarillento. Este es el calostro y está compuesto por agua proteínas grasas y lo más importante inmunoglobulina, Seroalbumina, lactoferrina y una pequeña cantidad de lactosa.

El calostro únicamente se produce durante los 4 días siguientes al parto, por eso es indispensable, que una vez la madre haya descansado lo suficiente después del nacimiento de su bebé, se esfuerce por amamantarlo, lo más pronto posible.

Por reflejo en cuanto al bebé sienta algo cerca a su mejilla, abrirá la boca y tratará de tomarlo para succionar. Es importante que la madre no se desespere, es un proceso natural al cual ambos se deben adaptar. En un principio el bebé no requiere demasiado alimento. Unas cuantas gotas de calostro serán necesarias para satisfacerlo debido a que su organismo se está adaptando para comenzar a realizar estos procesos digestivos.

La leche materna madura, lo más esperado

Esta leche empieza a aparecer después del cuarto día del nacimiento del bebé, poco a poco el calostro se va convirtiendo en un líquido cada vez más blancuzco que amarillento. La leche materna es menos densa qué la leche de vaca, por lo que notarás que es un poco más transparente, pero no por ello con menos componentes. Está absolutamente adaptada para ser cambiante en cuanto a sus componentes tanto como lo necesite el bebé.

Durante el tiempo de amamantamiento es importante que la madre se alimente de la mejor forma posible, puesto que si su organismo no encuentra las reservas adecuadas para prepararla, sencillamente empezará a extraer los nutrientes del propio cuerpo de la madre.

Es decir, si la madre no consume calcio en cantidades adecuadas, su organismo lo extraerá de los huesos y dientes de ella, para entregarlo al bebé. Por esto es indispensable que la madre coma para dos y no por dos. Para que su organismo se recupere rápidamente, es importante que consuma frutas y verduras en buena medida, sobre todo aquellas que son altas en nutrientes.

Existen algunas plantas que son estimulantes de la producción de leche materna como el hinojo, se puede tomar en infusión, además de un sabor muy agradable. Los jugos de frutas son una gran alternativa, no sólo para calmar la sed de la madre sino también para ayudar a producir una leche madura y llena de nutrientes para el pequeño.

e- lactancia ¿Qué pasa si la madre necesita tomar medicamentos?

Bajo el término e-lactancia encontrarás como algunos medicamentos o tratamientos naturales que pueden llegar a afectar la salud del bebé en forma negativa o positiva si los consume la madre lactante. Estas páginas están vinculadas con APILAM, la Asociación para la Promoción e Investigación científica y cultural de la lactancia materna,

Todo medicamento que se administra a una mujer lactante debe ser establecido por un médico responsable. Si una madre que está lactando presenta alguna enfermedad como gripe por ejemplo, debe tratarse en lo posible con medicina natural, de esta forma no presentará ninguna complicación para el pequeño, y en caso de ser necesario algo más siempre debe ser bajo supervisión médica.

Cuántas veces al día se debe amamantar al bebé

Durante los primeros días es posible que el recién nacido busque alimentarse entre 10 y 12 veces al día, lo que incluye horarios nocturnos.

Aunque al principio no es muy perceptible, la madre notará que sus senos se llenan, ya que se ponen tensos, e incluso llega a salir leche con una pequeña estimulación o sencillamente empiezan a gotear.

Durante los días siguientes, sentirá como aumentan de tamaño lo que puede llegar a ser un poco molesto pero en cuanto el bebé empieza a lactar la presión disminuye y será un alivio para la madre.

Después de los 6 meses comienzan a introducirse otros alimentos en la dieta del bebé sin embargo es muy posible que tome leche materna cuatro o cinco veces por día hasta el primer año a partir de allí se marcará el ritmo de la lactancia de acuerdo a las necesidades del bebé durante los dos primeros años.
Pasados los dos primeros años de vida del infante se puede comenzar el destete espaciando cada vez más el tiempo de amamantamiento, sin quitarla de tajo.

La lactancia mixta, una opción si lo llegas a requerir

La lactancia mixta busca compaginar la lactancia materna con la artificial. Esta se puede presentar cuando la madre tiene inconvenientes para lactar a su bebé todo el tiempo, lo que puede llegar a suceder porque hay una baja producción de leche, no tiene los suficientes nutrientes o por su trabajo no lo puede hacer.

Lo primero que se debe notar es el peso del bebé. Si el pequeño no gana peso o notas que siempre queda con hambre, lo primero que se debe hacer es analizar por qué sucede esta circunstancia. Puede ser que no esté vaciando adecuadamente el seno, lo que llega a pasar si no lo toma en una buena postura.

Se debe tener en cuenta que al amamantar al bebé toda la aureola del pezón debe estar en la boca del bebé, pues es presionando esta como se logrará una acción adecuada que deje al pequeño totalmente satisfecho y además no maltrate el seno.

La lactancia materna funciona con horarios. En la segunda mitad de la noche, mañana y medio día es cuando los senos de las mujeres en general están más llenos, por lo que son las mejores para ofrecer el pecho al bebé. Si queda saciado no es necesario que se le de leche en biberón.

En caso de que sea necesaria la lactancia mixta, se debe siempre poner el pecho de la madre primero. Vaciar un seno, luego el otro y después si es necesario el biberón. Si la lactancia mixta se presenta porque la madre se debe ausentar a su trabajo en cuanto llegue debe presentar el seno a su bebé, de esta forma ambas formas de alimentación estarán presentes para beneficiar al pequeño.

La lactancia mixta también presenta un beneficio, estrechar los lazos entre el bebé y otros miembros de la familia que pueden alimentarlo y aunque generalmente son las abuelas las que cumplen esta función es un tiempo excepcional para que se presente con mayor firmeza la relación entre el padre y el bebé.

La cuna de colecho, facilitadora del amamantamiento nocturno

Los modelos de cuna de colecho son geniales y tienen varios modelos que permiten el ser utilizados desde los primeros días de nacido. Su practicidad reside en que la madre puede darle pecho al bebé estando él en su cunita, en cuanto se quede dormido, mamá regresará a su espacio pudiendo estar cerca del pequeño como para acariciarle o sostener su mano pero disfrutando de la cama a sus anchas.

La cuna colecho no ocupa mucho espacio y es ideal para los primeros ocho meses de vida del niño, aunque las hay un poco más grandes (incluso pueden servirle hasta los tres años). Algunas cunas con colecho se pueden transformar en cambiador, sofá baúl o escritorio dependiendo del modelo y aunque son un poco costosas resultan siendo verdaderamente prácticas.

La lactancia es un proceso natural maravilloso y único que beneficia tanto al bebé como a la madre, por lo que debemos apoyarlo en todo sentido. ¡Súmate a la causa, por una lactancia sin prejuicios!

En calidad de Afiliado de Amazon, obtengo ingresos por las compras adscritas que cumplen los requisitos aplicables.

Subir

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies